viernes, 28 de septiembre de 2012

El Ferrocarril Panamericano


Fue en el año 1889, en la Primera Conferencia Internacional Panamericana realizada en Washington, cuando se habló por primera vez sobre la necesidad de que se construyera un gran “Ferrocarril Internacional Panamericano”, que uniera al Canadá, desde el norte, con Argentina  por el extremo sur del continente. El Perú y Bolivia se opusieron a interconectar a Chile dejándolo fuera de este ferrocarril. Al Perú le tocaba construir 2,900 km pero por la sierra desde Jaen en Cajamarca hasta Puno o quizás por la selva yendo de norte a sur.

Existe un libro publicado en 1928 en Lima por Luis Ernesto Denegri titulado igualmente "El Ferrocarril Panamericano"

La idea era asombrosa, imposible que se hiciera realidad, según opinaron algunos. Hay que construirlo cuanto antes, dijeron los más entusiastas imaginativos. La idea no fue rechazada, sino que, por el contrario fue aceptada como tal e incluso se formó un comité para que la estudiara en detalle y se presentara con fundamentos en una Segunda Conferencia. El comité quedó formado por representantes de Estados Unidos, México, Guatemala y el Perú.

Diez años más tarde, en la Segunda Conferencia Panamericana, realizada en México, en 1902, el comité dio cuenta de los estudios realizados y de los informes previos obtenidos en cada uno de los países que serían unidos por el ferrocarril. Lo mismo ocurrió en la Conferencia de Río de Janeiro en 1906 y en la de Buenos Aires, en 1910. Parecía que el ferrocarril ya iba avanzando ”sobre rieles”. Pero, el estallido de la Primera Gran Guerra Mundial en 1914, que se prolongó hasta 1918, postergó las fechas de las siguientes conferencias y después, todos los estudios quedaron archivados y olvidados.

Pasó la era del ferrocarril y llegó la del automóvil con sus carreteras y la del avión con todo el cielo a su disposición para trasladarse por toda América. Y nos quedamos con las ganas de tener la facilidad de llegar a la estación de ferrocarriles más cercana y comprar un boleto para Montreal, de ida y vuelta. Por ahora, nos conformaríamos con poder irnos por tren de ida y vuelta a  Argentina a través de Bolivia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada