sábado, 17 de enero de 2015

Críticas a los Ferrocarriles del Perú

Desde que se iniciara la construcción de los ferrocarriles hasta nuestros días en que se presentan nuevos proyectos se hicieron muchas críticas, la mayor parte sin sustento ni conocimiento suficiente acerca de su problemática pero influyendo negativamente en su desarrollo y en la opinión pública. Si se construía por qué se hacía y si no se construía por qué no se hacía. Contradictorias posiciones de criticar por el mismo hecho de hacerlo.

Uno de los ejemplos, pero definitivamente no el único, más conspicuo de tal lluvia de criticas fue el ferrocarril a Huacho tanto en el primer intento de 1870 como en el segundo de 1909-1912 en que se alcanzó la referida población. Tanto la primera vez como la segunda esta línea recibió una andanada de críticas  bastante continuadas. Inicialmente la crítica se centró en su trazo cerca al litoral resultando ineficaz  la defensa de tal trazo que hicieran los ingenieros que lo construyeron. Las críticas sólo terminaron cuando la línea a Huacho fue abandonada completamente en 1964 y levantados sus durmientes y rieles. En forma increíble alguien dijo entonces nostálgica e irónicamente ¿Por qué lo han cerrado?

Las críticas se exacerbaron y, dirigiéndose a la opinión pública, se llegó al extremo de afirmar, a través de uno de los diarios de Lima, que la línea había sido mal estudiada, peor ejecutada y construida en sus últimos tramos con prisas técnicamente censurables. Lo curioso que tales "defectos" nunca fueron "subsanados" cuando la línea pasó a poder del Estado.

Pasados los años los técnicos con práctica ferroviaria darán la razón a los ingenieros que escogieron el trazado de esta línea cuando fue la topografía del país la que impuso tales desarrollos que aparentemente parecen confirmar el telegrama del constructor que comunica a su cliente "no he podido sacar ni un kilómetro más"  

Muchos ingenieros exploraron la zona en busca de una ruta mejor para el FC Ancón-Huacho. Pero aun hoy con vehículos modernos tanto en el serpentín de Pasamayo como la variante del mismo nombre tienen dificultades como derrumbes, empinadas cuestas y peligrosa neblina. Todo esto requiere de constante mantenimiento y especial cuidado.

Un artículo aparecido en otro diario de Lima decía acerca del FCNOP o Ancón-Huacho-Barranca: "Si se toma en consideración que con el FC Ancón-Huacho-Sayán se ha de unir centros  poblados cuyo comercio y desarrollo actuales son limitados y cuya producción principal constituyen artículos de exportación que encuentran ya salida al mar por vías de comunicación existentes y suficientes, hay que convenir que el tráfico entre los centros mencionados será, durante algunos años, bastante reducido y, por lo tanto, la construcción del ferrocarril en referencia, impondrá al Estado, durante ese tiempo, un sacrificio considerable"


El artículo se refería al 6% de garantía que el Estado daría al propietario/operador sobre la inversión efectuada en caso la operación arrojara pérdida. Este ferrocarril durante muchos años fue, entre los de propiedad del Estado, el que más carga y mayor cantidad de pasajeros transportó.

Elio Galessio   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada